martes, 15 de marzo de 2011

Los diez mandamientos de la ley divina


Muchos hablan y dicen y se flagelan pensando en aquel evento mítico del Sinaí, cuando Moises armado de la palabra de Dios, bajó para instruir moralmente al pueblo judío, sin embargo, existe una omición fundamental en esta parte del texto.

Haciendo investigaciones he rastreado el origen de esta omición hasta el concilio de Nicea, cuando Constantino de manera arbitrarea suprimió partes de las escrituras en busca de la unificación coherente de la iglesia, resulta pues que al Éxodo, le hace falta un parrafo fundamental, un parrafo que estaba dispuesto justo despues del anuncio de los mandamientos de la ley divina, y es que esos eran los 10 mandamientos prohibitivos, y el fragmento que hace falta habla de los 10 mandamientos permisivos.

Todo mundo a intentadao callarme, pues saben que esta verdad puede modificar el dogmo y la concepción moral de todo ser vivo occidental, por tanto, ahora me oculto en un pequeño cuarto, cuya ubicación sería imprudente revelar, y ahora, por obra del destino has aparecido tu en mi vida y creo prudente darte el mensaje. Si algo llegara a sucederme en manos de los fanáticos, quiero que divulgues los diez mandamientos permisivos de la ley divina, quiero que seas eco de mis palabras, como mi mente es eco interminable de tu imagen y de tu voz, sin más aquí transcribo del pergamino original encontrado en una vcaverna de Beirut los mandamientos integros.


1- Sabrás apreciar el placer de las música y las bellas artes

2- Cuestionaras la realidad en todo momento, nada, nisiquiera yo(se refiere a Dios) soy de fiar.

3- Santificarás a las mujeres, sobre todo a aquellas que ostenten el nombre de Mariana, pues encontrarás en ellas la inevitable luminosidad del universo.

4- Darás tu vida entera por un día más de vida, en tanto lo sigas pidiendo, yo(ahí no dice si se refiere a él o al angel caído) te lo seguiré otorgando.

5- abrazaras todos los días ade tu vida a la mujer que ostente el nombre de Mariana, pues en sus brazos, en su aroma, en el rubor cálido de su respiración está oculto mi nombre, venerarla a ella es hacer lo mismo conmigo.

6- intentarás en todo momento besar a esta mujer de nombre Mariana, pues en sus labios están mis apellidos, y aquel que los conoce, revela el cosmos en un instante.

7- le pediras cada 2 días, sin contar los intervalos del sabath, a esta mujer Mariana que te regale un hijo, pues será una creatura divina, dada su rocedencia.

8- creeras siempre en lo eterno, aunque la experiencia te dicte que lo eterno es daláz y distante.

9- Sabrás aguardar paciente el abrazo, el beso y el hijo de la mujer Mariana, pues la paciencia es siempre bien recompenzada.

10- habras de decirle que la quieres siempre, y así y sólo así te será dado el paraíso.


Esos son los diez mandamientos permisivos de la ley divina Mariana, ahora son todos tuyos, escucho pasos graves que suben la escalera, una mujer ha lanzado un grioto a troz, resuenas los percutores y los cartuchos de armas de largo alcance, están muy cerca de mi puerta, sé que no habrán de tocar, sin embargo esperaré con paciencia su llegada, son los fanáticos, saben que tú eres el verdadero dogma y se sienten amenazados. Yo no digo nada, no respiro, están afuera de mi puerta los escucho discutir la técnica que habrán de usar para derribarla,apagaré la luz, dejaré de teclear, te quiero siempre mucho Mariana, espero salir de aquí para encontrarme contigo esta mismo noche.


Atentamente:

Olegario García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada